Vinculando, sanando el corazón

El vínculo afectivo es el puente que nos une a la vida: vínculo conmigo misma/o, y con las otras personas. Necesitamos al otro para reconocernos y necesitamos amar y ser amados. El corazón es el centro de integración de todo nuestro ser. Sanar las heridas del corazón, nutrirlo y escuchar nuestros sentimientos es un proceso de apertura, donde podemos ir ablandando nuestra coraza para acercarnos afectivamente a otros. Esta apertura sólo es posible en un entorno de confianza. Hay un lenguaje corporal del vínculo, anterior a las palabras y más profundo que ellas, que exploraremos a través del contacto y la caricia. El cuerpo y el alma necesitan ese contacto cálido; todo el que no es acariciado, empieza a morir. Sanando la propia autoestima y la afectividad hacia los otros traemos felicidad a nuestra vida.

Información: e.danzadelalma@gmail.com
Anuncios